sábado, 27 de agosto de 2011

Francisco Oller

El pintor Francisco Oller y Cesteros nació el 17 de junio de 1833 en Bayamón. Los padres de Francisco, don Castellano Oller y doña María del Carmen, observaron el interés del niño por la pintura. Esto los motivó a mudarse a San Juan, donde el niño Francisco tomo clases con el maestro Juan Cleto Noa. Con el tiempo, prosiguió estudios de humanidades con los padres jesuitas, pero no los culminó.
Durante un tiempo, Francisco trabajó en la oficinas de la Real Hacienda, en la Intendencia. En eso le llegó la oportunidad de decorar una iglesia en Río Grande. De esta manera, comenzó a pintar sus primeros cuadros de importancia. Estos cuadros eran de motivos religiosos; sin embargo, en esta época, llegó a pintar un retrato de la Reina Isabel y algunos paisajes.

Tenía apenas 18 años cuando emigró a España con dinero producto de sus ahorros y con el que le regalaron algunos simpatizantes. En España, estudió con el maestro Federico Medrazo, en la Academia de Artes de San Fernando. En ese país pudo nutrir su espíritu artístico con las diversas visitas que realizó a los museos. En 1853, vuelve a Puerto Rico para partir cinco años más tarde hacia Francia, país de gran efervescencia cultural. Vivió con el producto de su trabajo como pintor, en el Barrio Latino, en un ambiente de verdadera bohemia. Tomó clases con el maestro Monsieur Couture, y se hizo amigo del pintor Gustavo Courebt, de quien recibió apoyo y habría de enseñarle a mejorar las técnicas de la pintura.

Regresa a la Isla en 1865, con el propósito de vivir por cierto tiempo en el Palacio de Santa Catalina, gracias a una invitación del gobernador Félix María Messina y cuya esposa quedaría plasmada en un lienzo del artista. Durante los restos anos de su vida se dedico a ser cuadros de Puerto Rico. Falleció en San Juan el 1917

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada